0

Deportes de montaña en Gran Canaria

Publicado por el .

 Montañas de Gran Canaria

El paisaje de Gran Canaria ofrece un completo repertorio de fisuras, chimeneas, placas, desplomes, techos, etc, que hacen de la Isla un gigantesco rocódromo con una infinidad de posibilidades por descubrir. En la actualidad se puede escalar en toda la isla, aunque las zonas más populares y escuelas de escalada se encuentran en los sitios con mejores accesos.

En los picos de las montañas hay áreas exclusivas, como el Roque Nublo, una aguja de roca de excelente conglomerado basáltico con 12 hermosas vías y numerosas variantes de dificultad, y que además es el símbolo natural de Gran Canaria y el origen de la escalada en la isla.

Otras agujas rocosas altas que se pueden escalar son el Palmés, en El Toscón de Tejeda, Betancuria en Ayacata o Narices, al pie de la cara norte del Roque Bentayga.

Cerca del Nublo se encuentra el circo rocoso de Ayacata, santuario de la escalada tradicional, con el mayor número de rutas clásicas de diferentes longitudes y grados de dificultad, diseminadas por las zonas conocidas como la Librería, el Frontón del GEC, la Candelilla, o El Montañón. Algo más alejadas, se encuentran las zonas de El Pino y El Aserrador, que ofrecen las más altas vías en pared de conglomerado basáltico de la isla.

Tamadaba, antiguo macizo montañoso cubierto de bosques de pinos y acantilados verticales, se encuentra en el noroeste, y se levanta sobre el mar hasta una altitud de más de 1000 m. En sus coladas superiores se encuentran las zonas de Lomo Caraballo, Supernova, la Perfumería o El Gulich con su famosa vía Emiliano Zapata.

Más información: Parque Nacional de Garajonay

Te puede interesar

Escribe un comentario