0

Excursiones marítimas para ver ballenas y delfines

Publicado por el .

 Mujer tomando el sol

Por varias razones, las ballenas piloto y los delfines de nariz de botella se han asentado en estas aguas costeras, y se puede afirmar que son colonias residentes: comida abundante, aguas tranquilas que están protegidas de los vientos alisios por la topografía de la isla, el clima y la calidad de las aguas.

Cuando hablamos de cetáceos, nos referimos a ballenas, delfines y marsopas, que son mamíferos marinos, a pesar de que comparten el mismo hábitat que los peces. Al igual que los hombres, su sangre es caliente y el aire que respiran llega a su organismo a través de sus pulmones, por lo que con frecuencia tienen que salir del agua, y ese es el momento en el que podemos observarlos en la superficie.

Su adaptación al medio es tal que las hembras dan a luz en el agua, y pueden alimentar a sus crías con su leche sin tener que salir del agua. Aunque su tamaño es similar, es fácil distinguir un tiburón de un cetáceo porque tienen una cola en posición horizontal, mientras que la de los tiburones es vertical.

Los cetáceos se dividen en dos grupos: las ballenas dentadas (odontocetos) y las ballenas con barbas (misticetos). En el primer grupo, el de las ballenas dentadas, hay muchas familias: delfines, ballenas, etc. Los dientes de la boca los utilizan para capturar a sus presas, y luego tragarlas sin masticar. Las grandes ballenas tienen placas córneas que cuelgan de su mandíbula superior, lo que les permite filtrar el agua de mar para atrapar su comida.

Más información: Fauna y flora en la isla de Tenerife

Te puede interesar

Escribe un comentario