0

Folklore y costumbres en el norte de Tenerife

Publicado por el .

 patiro casa señorial

El 29 de noviembre de cada año, la víspera del día de San Andrés y la fiesta oficial del vino nuevo, las bodegas quedan abiertas para que todos puedan degustar el jugo de la cosecha del año, acompañado de castañas asadas. Esta fiesta, muy arraigada entre los ciudadanos de Icod, consiste en deslizarse sobre “tablas” o tableros por las calles del barrio que tienen una fuerte pendiente. El mayor espectáculo de la fiesta se ve en la calle Plano, donde estas planchas deslizantes pasan a toda velocidad.

Esta tradición nació de la necesidad de transportar la madera de las zonas más altas del municipio hasta los talleres en la que se trabajaban para la artesanía y la construcción naval. Por aquel entonces, la madera se transportaba por la calle de El Amparo (entonces sin pavimentar) en la parte posterior de un gran tablero o tabla, mientras que una serie de “remos” de brezo se utilizaban para frenar y dirigir el cargamento, evitando así los innumerables obstáculos que podrían estar en el camino.

Hoy en día se utilizan otros tipos de “tablas”: metálicas, con suspensiones de plástico, de automoción, y que son la delicia de los jóvenes que se diviertan tirándose calle abajo a toda velocidad. Cada año, las autoridades municipales llaman a poner fin a estas variaciones de las tablas por preservar la tradición. Muchos visitantes vienen de otras partes de la isla para ver este festival único en el mundo.

Más información: Qué ver en Icod de los Vinos

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario