0

La isla salvaje de El Hierro

Publicado por el .

 La isla de El Hierro

Cuando se llega en avión, uno se da cuenta de la grandeza de este pedazo de tierra minúscula cuyos extremos a penas miden 50 km de punta a punta. Vista desde el cielo, El Hierro tiene la forma de un boomerang. El tiempo parece haberse tenido, como en la capital, Valverde, con sus casa blanqueadas con cal y su clima brumoso.

El cielo se despeja al llegar al Mirador de la Peña (740 m) con su vista hacia el valle del Golfo, sus acantilados en media luna, su valle fértil, y sus costas recortadas. El aliento se corta al contemplar el Océano infinito, y se pueden distinguir los Roques de Salmor, refugio natural de muchas aves, emergiendo del azul del mar, y Reserva de la Unesco.

Perderse en medio de la naturaleza tiene todo sentido en El Hierro. Atravesando el territorio uno se siente un poco como un explorador, descubriendo la naturaleza salvaje y magníficamente preservada. Siguiendo los senderos, se llega hasta el pico más alto de la isla, Malpaso (1501 m), con sus dunas de grava volcánica, envueltas en bosques frondosos de laurisilva.

Más información – La naturaleza de la isla de El Hierro

Te puede interesar

Escribe un comentario