0

Museo del Vino de El Grifo

Publicado por el .

Museo del Vino de El Grifo se asienta en las antiguas bodegas construidas sobre lava volcánica en 1775. La edificación es pura arquitectura tradicional lanzaroteña, sustentada en los anchos muros de piedra volcánica y techada con vigas de madera procedentes, en su mayor parte, del desguace de los barcos. Por sí misma, la construcción constituye un punto de disfrute y contemplación.

El recorrido propuesto en la muestra tiene como objetivo homenajear a todos aquellos utensilios que han extraído el mejor caldo posible de la uva lanzaroteña. Entre los diferentes utensilios y maquinaria de bodega expuestas hay piezas muy curiosas de observar.

Una bomba de trasiego de 1865, una encorchadora de 1870, las antiguas pisadoras de uva, una alquitara de cobre del siglo XVIII, viejísimos ebulloscopios y alambiques, la desfasada maquinaria sulfatadora y pulverizadora o el antiguo lagar donde se procedía al pisado de la uva.

El conjunto de piezas, separadas por sus funciones, recibe una directa explicación general de su importancia en el engranaje productivo del vino, pero se le echa en falta una interrelación de las mismas que facilite la comprensión de todo el proceso.

Una de las partes más llamativas del museo es el completo taller de tonelería realizado por Rafael Corujo de León (ver foto superior). La maquinaria e instrumentos precisos para la confección del tonel que mimará a los futuros caldos de malvasía, así como el mañoso procedimiento de la creación definitiva de estos depósitos centran la atención del visitante.

El broche de esta muestra se encuentra en El salón de la cata. El encantador salón tiene ese brillo, ese duende, que invita al dulce trago del malvasía seco, semiseco o dulce de la casa, el dulzón moscatel, tirar la casa por la ventana con el champeante malvasía brut, trasladar el paladar al vino blanco de 1956… Por un módico precio podemos degustar diferentes sabores.

Te puede interesar

Escribe un comentario